"Errores" of equivalence

Solapas principales

el demonío como tan sabío, alcançando por algunas congeturas la venída de el Sto. Evangelío a estas porfes, les sugíría estas mentíras embueltas en muchas Verdades catolícas de las q'nos enseño el espírítu Sto. en la sagrada escríptura, confín de q' oyendo los índíos lo q' auían de enseñar los mínístros del Sto. Evangelío de Díos, y sus obras, de la encarnaçíon de el Verbo, de Ma. SSma. y los demas sanctos mas se arraígasen en sus herrores pensando: q'aquello q'seles enseñaba era lo mesmo en todo q' lo q'ya ellos sabían de el demonío por voca de sus saçerdotes. y así se ulo por el effecto luego, en eherror q'se levanto en este Reyno de Gualta reçíen conquístado esto, q'todos abrazaron luego, q'hun ahpu era Díos, el q'les predícaban. y hun hunahpu erat fílíus Deí. y xuchínqueꜩalí, q'es la q'en esta lengua llaman Xquíc era Ma. SSma. y q'Vahxaquícat era S.Juo. Baptísta. y q': huntíhax era S.Pablo Apostol se pareçía a los dísparatos, q'ellos ya tenían sabídos de Voca de el demonío, era façíl a el persuadír los a ellos. y como quíera q'ellos sean tan íncredulos, y desconfíados delo q'los Padres les díçen, de ay es: q'no se q'asíentan totalmente a nuestras Verdades catolícas. porq' son de esa calídad los índíos, q'como selo díga otro índío como ellos, no ay cosa mas çíerta pa. ellos, pero sí se lo díçe el Pe. o el español a quíenes tíenen total auersíon no ay remedío de asentír a loq' seles díce, y sí haçen en la aparíençía q'asíenten, mas es por temor, q'por otro motívo alguno.

Escolios: Folio 2, side 1, lines 22–41

Here Ximénez recounts an incident that he also included in his Historia de la provincia. Because his conclusions in the Historia and Escolios differ substantially, we reproduce key lines from the Historia in full:

Sucedió en aqueste Reyno poco después de conquistados, que oyendo las vidas de Cristo y de Nuestra Señora, de San Juan Bautista y de San Pablo y otros que los Padres les enseñaban, se levantó un indio mejicano Pseudo profeta que enseñaba que Huhapú era Dios y que Hununapú era el hijo de Dios Xuchinquezali (que es mejicano) y Aquiexquic Santa María, Vaxaquicab San Juan Bautista, Huntihax San Pablo, con lo cual hubo tanta conmoción entre los indios que estuvo esto para perderse porque llegaron a imaginar que nuestro Santo Evangelio nada les decía de nuevo, que eso ya se lo sabían…

Ximénez goes on to argue that an increase of catechetical texts in K’iche’ is the solution.

In contrast, in the Escolios, he expresses pessimism about his evangelization project: “se lo díga otro índío como ellos, no ay cosa mas çíerta pa[ra] ellos, pero sí se lo díçe el P[adr]e. o el español a quíenes tíenen total auersíon no ay remedío.” Moreover, he observes that sometimes indigenous people would appear to assent to Christian doctrine, “mas es por temor, q’por otro motívo alguno.”

This is a rare moment in Ximénez’s work where he recognizes the challenge of evangelization as complicated by social and political factors, rather than exclusively theological ones. His very different assessments in the Historia and Escolios suggest how his thoughts about American missionization changed over time.